El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

martes, 2 de julio de 2013

Saturación??

Siempre me han dicho que me preocupo demasiado por las personas y que eso mismo me hace pasar malos momentos; es verdad, en un principio puede considerarse como algo bueno, no puedo evitarlo, forma parte de mi el intentar que la gente que tengo a mi alrededor esté bien... Pero es un terreno peligroso, porque en cierto sentido, esperas que cuando seas tu mismo el que esté mal, la gente se preocupe por ti, y no suele pasar... Me cabrea y me dan ganas de mandar a todo el mundo a la mierda, me siento como el terapeuta al que se visita cuando se está mal y cuando se está bien, ya no hace falta (me equivoqué de carrera...), pero realmente la culpa es mía, por dar de más, al fin y al cabo, cada uno tiene sus mediciones y cada uno da lo que quiere a quienes quiere... Quizás siempre elijo a los equivocados, o simplemente, no se debe esperar nada de nadie, quizás... Llevo semanas colmando el vaso, y lo que más en claro saco, es que al final, siempre se separa el grano de la paja, y sí, posiblemente, cada día me de cuenta de que no tengo tantos amigos, pero prefiero que sea uno de verdad, a muchos de humo...

Saturación o no, pero creo que estoy madurando...

P.D.: Por suerte, tengo uno y de verdad...

lunes, 1 de julio de 2013

Sesenta y cuatro

Antes y después... Cuándo se produjo ese clic? En qué mirada, palabra, gesto... O silencio...


Éramos como un reflejo, frente a frente, tan distintos pero a la vez tan iguales... Sonrisas inocentes y no tanto, miradas llenas de ilusión, sorpresa ante lo inesperado y anhelado, ardientes, tristes, inundadas, silenciosas, desgarradas, alegres, premonitorias... Nuestras... Susurros ahogados en tu cuello, o en el mío... Tuyo... Suspiros acompasados, fruto de cada bocado, beso, chupón, embestida... Éramos ese camino construido a base de alegrías, pero también de tropiezos, éramos más que verdad... Éramos realidad...

P.D.: Quizás ese instante solo nos cambió el camino, pero no el destino... Nuestro destino...