El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

jueves, 20 de julio de 2017

Sesenta y Seis

Curiosa esta forma de sentir, de manejar las mareas que me llevan a ti, de sumergirme en tu mirada, de saborear el tacto de tus besos anudados a mi piel... Sentir la brisa de tu risa explorando mis montañas, tus firmes manos paseando por mis valles y tu lengua conquistadora deleitándose con mis teclas, esas que son tu perdición, esas que me llevan a la locura...

Curiosa, sin duda, pues mientras este fuego nos devora, somos uno, somos aquí y ahora.

domingo, 25 de junio de 2017

Música en mi


Así, delicada, suave, como una caricia al despertar la música fue recorriendo sus sentidos, erizando su piel, conquistándola, saboreando los placeres de su sexo, curiosa, guardando su aroma en su recuerdo, embriagadora, marcando el compás de sus gemidos, de sus deseos, enloqueciendo, tatuando cada mirada, sonrisa, beso en su cuerpo, sin remedio.

Así, delicada, suave, como una caricia al despertar las ganas, el deseo, los anhelos se iban convirtiendo en caminos de fuego y humedad, apresando su mente, destruyendo sus miedos.

Así, delicada, suave, como una caricia al despertar los gemidos fueron inundando cada embestida, cada bocado, cada beso robado, resonando atronadores en aquel Te quiero, en aquel abrazo final.

Así, delicada, suave, como una caricia al despertar fuiste Música, y nada más.


P.D.: Tu piel en mi piel, la melodía perfecta.

miércoles, 21 de junio de 2017

Silencios Propios


"No me escribas los Silencios si son míos..."

Le susurró al oído cuando se despedían. Ella, un torbellino de emociones; Él, un mar en calma.

Impaciente, a medio camino entre desprenderse de ese caparazón de un tirón, o pisar sobre seguro, ir poco a poco, disfrutando del camino, saboreando cada detalle, cada conquista de sí misma, de conocerle un poquito más, y sobre todo, de comprender que si ella necesita sus silencios, él también.

Qué curioso es el destino, caprichoso un rato largo, pero es fascinante cómo construye los caminos que nos llevan a encontrarnos, y por tanto, a disfrutar de personas que posiblemente nunca descubriríamos y que, sin embargo, su vacío existiría en nosotros.

Son como estrellas fugaces, no sabes cuándo ni cómo aparecerán, pero lo inundan todo de luz. Una Luz que nos puede dar miedo, por lo inesperada, o por lo que nos hace sentir en ese instante, pero que sin duda, es única y hay que vivirla con intensidad, porque el destino es como es... Y decide.

Así que, perdona, perdona por a veces escribir en tus silencios, porque tuyos son, pero hay instantes que te contaría mil historias para distraerte, o te haría mil preguntas para conocerte más, y me cuesta callarme. Porque eres mi Estrella fugaz y quiero vivirte.

P.D.: No me sale ser de otra forma contigo, pero no escribiré en tus Silencios, porque hasta ellos me hablan de ti.

sábado, 17 de junio de 2017

Ese dedo...

Una palabra, un gesto, quién sabe, tantos detalles que nos pueden llevar a estallar, a que ese botón se encienda y la tensión, los malos días o simplemente las palabras a destiempo afloren inundándolo todo.
Soy dura, según mi hermana de piedra, pero esta piedra lleva tantos golpes que con cada uno una esquirla se desprende, como un caparazón a destruir, pero tan bueno es liberarse de las ataduras como malo el dolor de ese trozo de ti que se desprende para que vivas.

Porque a veces, simplemente vivimos, pero olvidando respirar profundo, sintiéndonos carne y no sólo mentes programadas para sobrevivir.

P.D.: Ese dedo que hace derrumbarse toda tu entereza convirtiéndote en un puzzle a reconstruir.

viernes, 23 de diciembre de 2016

Cada 23 de Diciembre

Es curioso cómo pasa el tiempo y cómo los recuerdos se quedan con nosotros. Hoy, 23 de Diciembre es un día especial, me gusta recordar lo que significó para mi, lo que pudo significar para él en aquel momento; pero ante todo, el salto al vacío que supuso para mi y del cual no me arrepiento ni un solo día de ello.

Quizás mirando desde otro punto de vista no fue para tanto, quizás simplemente fue un cruce de caminos, hacia otro mejor, pero para mi fue especial, fue único. Y ahora alejados en el tiempo, distancia y vivencias, aunque no en mensajes... me gusta saber que existió, que apareció, que me despertó y que hoy en día, sigo recordándolo con una sonrisa, a pesar de todo lo pasado.

Quizás no lo recuerde, aunque es más un "no sé de qué me hablas", le conozco demasiado bien, pero cada 23 de Diciembre seguiré mirando el calendario, seguiré sonriendo al pensar en él, y agradeceré que ese día, aquella noche de luna llena, su mirada se cruzara con la mía, que ese instante nos descubriera, y sin más, lo cambiara todo...

Hay personas que vienen y van de tu vida, se quedarán más o menos tiempo, dejarán más o menos huella, pero sin duda, si el destino lo ha decidido esa huella será para siempre.

P.D.: Con las personas no existen las casualidades, simplemente el Destino.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Ausencia

A-u-s-e-n-c-i-a. Así comenzó escribiendo en aquel lienzo en blanco, meditando cada letra conforme la escribía, sencilla aparentemente, pero terrible en significado... 

Qué nos lleva a sentir ese clamoroso vacío del no estar, del no verle, del no hablarle, del no sonreírle, en definitiva, de no sentirle. Quizás es un poco exagerado, pero hay personas que nos dejan huella, que se van haciendo un hueco especial en nosotros, y el hecho de que ya no estén nos deja desolados, vacíos y desamparados ante un nuevo rumbo, ante un después de...

Es curioso, hace unos meses ni me lo habría planteado, andaba sumergida en un estado de vivir y listo; pero tuvo que aparecer, como me dijeron, en el momento que tenía que ser, para mi claro. Porque me cambió, me despertó y me hizo disfrutar de nuevo de cosas que había encerrado en ese cajón olvidado del alma que te hace VIVIR de verdad.

Por tanto, ahora que no está, que su ausencia se hace larga como la sombra de los árboles en otoño, que correría a contarle cosas de mi día a día, que le escribiría relatos sobre un mundo lleno de ilusión y esperanza, ahora... Ahora tengo que guardarle en ese rinconcito especial, para sonreír al pensarle, para sentir tristeza al saber que no está, pero ante todo, para saborear cada momento en el cual me enseñó algo, se abrió camino en mi, me despertó y me hizo soñar; al fin y al cabo, disfruté de él...Y eso es eternidad.

Hay personas que la ausencia no puede borrar, y menos mal.

P.D.: Sí, a veces no me lo callo... Lo que te echo de menos.

lunes, 24 de octubre de 2016

Mea Culpa

Tal cual. Hay días que me levanto como si sufriera una fusión nuclear en mis adentros. Ya sea por no dormir bien, que también, por estrés, un rato largo, por mil calentamientos de cabeza que lleve, psss o las "benditas" hormonas! El caso es que ese día "muerdo", y no es que lo haga queriendo, es que me sale el lado sincero y tocapelotillas, y me metería en una burbuja.

No todo es malo, porque en ese lado sincero, digo lo que siento, y me da igual que se piense que debería estar calladita, que se está más guapa, o que quizás se está fuera de lugar. Francamente, lo que no se dice al final se enquista, o cuando lo dices es demasiado tarde. Así que si me sale decir un Te quiero, o un simple "Te quiero ver sonreír", hoy es el día perfecto para oírlo de mi boca, porque será tan real como el sol que hace hoy aquí, más que nada, porque normalmente, me costaría horrores decirlo, y porque no lo digo sin sentirlo. Cosas del caparazón :) Cosas del "Me lo guardo".

Tocapelotas... Brusca, criticona si algo no me gusta, y más si tengo razón uffff, y sobre todo, ausente. En mi mundo interior, en mis letras, en mi música, o simplemente, en las nubes.

Así que sí, Mea culpa, soy rara.

P.D.: Lo siento. Es lo que hay.