El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

jueves, 20 de julio de 2017

Sesenta y Seis

Curiosa esta forma de sentir, de manejar las mareas que me llevan a ti, de sumergirme en tu mirada, de saborear el tacto de tus besos anudados a mi piel... Sentir la brisa de tu risa explorando mis montañas, tus firmes manos paseando por mis valles y tu lengua conquistadora deleitándose con mis teclas, esas que son tu perdición, esas que me llevan a la locura...

Curiosa, sin duda, pues mientras este fuego nos devora, somos uno, somos aquí y ahora.

domingo, 25 de junio de 2017

Música en mi


Así, delicada, suave, como una caricia al despertar la música fue recorriendo sus sentidos, erizando su piel, conquistándola, saboreando los placeres de su sexo, curiosa, guardando su aroma en su recuerdo, embriagadora, marcando el compás de sus gemidos, de sus deseos, enloqueciendo, tatuando cada mirada, sonrisa, beso en su cuerpo, sin remedio.

Así, delicada, suave, como una caricia al despertar las ganas, el deseo, los anhelos se iban convirtiendo en caminos de fuego y humedad, apresando su mente, destruyendo sus miedos.

Así, delicada, suave, como una caricia al despertar los gemidos fueron inundando cada embestida, cada bocado, cada beso robado, resonando atronadores en aquel Te quiero, en aquel abrazo final.

Así, delicada, suave, como una caricia al despertar fuiste Música, y nada más.


P.D.: Tu piel en mi piel, la melodía perfecta.

miércoles, 21 de junio de 2017

Silencios Propios


"No me escribas los Silencios si son míos..."

Le susurró al oído cuando se despedían. Ella, un torbellino de emociones; Él, un mar en calma.

Impaciente, a medio camino entre desprenderse de ese caparazón de un tirón, o pisar sobre seguro, ir poco a poco, disfrutando del camino, saboreando cada detalle, cada conquista de sí misma, de conocerle un poquito más, y sobre todo, de comprender que si ella necesita sus silencios, él también.

Qué curioso es el destino, caprichoso un rato largo, pero es fascinante cómo construye los caminos que nos llevan a encontrarnos, y por tanto, a disfrutar de personas que posiblemente nunca descubriríamos y que, sin embargo, su vacío existiría en nosotros.

Son como estrellas fugaces, no sabes cuándo ni cómo aparecerán, pero lo inundan todo de luz. Una Luz que nos puede dar miedo, por lo inesperada, o por lo que nos hace sentir en ese instante, pero que sin duda, es única y hay que vivirla con intensidad, porque el destino es como es... Y decide.

Así que, perdona, perdona por a veces escribir en tus silencios, porque tuyos son, pero hay instantes que te contaría mil historias para distraerte, o te haría mil preguntas para conocerte más, y me cuesta callarme. Porque eres mi Estrella fugaz y quiero vivirte.

P.D.: No me sale ser de otra forma contigo, pero no escribiré en tus Silencios, porque hasta ellos me hablan de ti.

sábado, 17 de junio de 2017

Ese dedo...

Una palabra, un gesto, quién sabe, tantos detalles que nos pueden llevar a estallar, a que ese botón se encienda y la tensión, los malos días o simplemente las palabras a destiempo afloren inundándolo todo.
Soy dura, según mi hermana de piedra, pero esta piedra lleva tantos golpes que con cada uno una esquirla se desprende, como un caparazón a destruir, pero tan bueno es liberarse de las ataduras como malo el dolor de ese trozo de ti que se desprende para que vivas.

Porque a veces, simplemente vivimos, pero olvidando respirar profundo, sintiéndonos carne y no sólo mentes programadas para sobrevivir.

P.D.: Ese dedo que hace derrumbarse toda tu entereza convirtiéndote en un puzzle a reconstruir.