El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

viernes, 1 de julio de 2011

La Epidemia

Podria decir muchas cosas... Me las voy a guardar más que nada por respeto a una buena amiga, a mi cuqui, y a todas esas personas que me tienen como una persona justa... Y más si cabe por respeto a una persona que no llegué a conocer, que ya no sé si vive o no, tengo tantas versiones, pero que aun asi respeto, porque si algo me ha caracterizado en todo momento en todo esto, es el profundo cariño y respeto que profesaba a todos ellos... Tengo en mis manos desde hace tiempo un texto para publicar, yo no lo he escrito, pero me lo regalaron por si me decidia a que saliera a la luz... Las personas de las que habla y en concreto a una a la que se refiere, creo que todo el mundo sabe quien es, y él mismo tambien lo sabe... No voy a entrar ahora en si lo que se ha dicho es verdad, mentira o yo que sé; yo sé lo que viví, y quisiera pensar que fue "bonito"... Con eso me quedo y como siempre digo, el tiempo es sabio...

Dicho esto, el texto...

"Se está propagando a marchas forzadas el virus "amito picaflor". Siempre ha habido amitos que se creen el ombligo del mundo y que van de sumisa en sumisa, para que todas puedan comprobar lo machotes que son. Son tan machotes y tan seguros de sí mismos, que ni siquiera se plantean que resulte ridículo el hecho de que de repente se vayan con un "uys, mi mujer, cierro que me va a pillar". Sí, señor, con un par. Eso da una sensación de poder y de dominio que no veas.

Pero en lo que me quiero centrar no es en los amitos picaflor de siempre, los ya conocidos por todos y todas, con los que ya sabes qué esperar y qué no. Ahora lo que quiero contar es lo de la epidemia. Afecta sobre todo a aquéllos que en su momento despreciaban a los picaflores, aduciendo que eso no era sentir la entrega, sino morbo puro y duro; los mismos que tildaban de "poco hombres, poco caballeros, poco señores" a los que pretendían engañar a las sumisas para conseguirlas. Esos mismos son los que ahora se han pasado al otro lado.

Algunos lo hacen abiertamente, sin esconderse, vistosamente, como los pizzeros que montan un espectáculo con la masa, teniendo incluso dos o tres al tiempo en el aire. Los hay que tienen horarios: a la una con fulanita, a las dos y media con menganita, etc. Vale que podemos ser tontas, pero no tanto, ¿eh? Y al final todo se sabe. Lo más gracioso es que esos están convencidos de que toooodas están detrás suya, interesadas, como si fuera un regalo de los dioses, vamos.

Otros se cambian el nick e incluso juegan con varios distintos. Intentan crearse una nueva personalidad, con nuevas cuentas de msn, de mail... inocentes!

Unos van de sinceros, "no te tomaré como sumisa, no esperes nada de mí", y vale, genial, está bien, lo malo es cuando lo que hacen no está en consonancia con lo que dicen. Cuando ven que la cosa se enfría o que la muchacha en cuestión se aleja, siempre tienen "un desliz", siempre se les escapa una expresión o una orden que le hace ver (a ella) que sí hay un posible futuro juntos. Y así hasta que las muchachas en cuestión se cansan y lo mandan a paseo. Cuando ya ha "quemado" bastantes, otro cambio de nick y listo.

Otros mienten directamente, todo sea por mantener el grupo de sumisas a su disposición, dan palabra de Amo a cada una de las elegidas, hacen ver que está por y para cada una de ellas, incluso para evitar males mayores, habla mal de unas a otras, para enemistarlas o simplemente para que piensen, si les llega algún rumor, que son mentiras malintencionadas "para separarnos".

Porque eso es lo malo. Una puede ver lo que pasa e intentar avisar a otra que esté en una de esas situaciones. Mal hecho. Lo primero que pensará la otra es que eres una amargada, una resentida o que tienes envidia. Lo segundo es ir a hablarle a él y decirle: fulanita me ha dicho esto y lo otro de ti. Y claro, él dirá que es porque fulanita anda detrás de él y él no le hace caso "porque estoy contigo" (y con tres o cuatro más, pero eso se lo calla), o bien puede decir que "eso es envidia, no hagas caso de lo que diga la gente, que quieren separarnos".

Y claro, una se calla. Una se calla porque sabe que ella no quiere creer que lo que dices es cierto, aunque inconscientemente ya lo sepa, y se aferrará a lo que sea con tal de mantener la ilusión de que lo que vive es algo real y bonito. Y si hablas, sólo consigues meterte en líos.

Y vas viendo que uno a uno van cayendo todos, todos los que pensabas que eran personas serias, fiables, honestas. Ves que se van convirtiendo en todo aquello que antes denostaban, en todo lo que a ti no te gusta. Ves que no sólo son picaflores, sino que alguno incluso llega a presumir de ello. Y te da pena. A veces hasta vergüenza. Sientes vergüenza de haberte entregado a alguien que ahora es así, alguien que va haciendo daño a las sumisas, que juega con ellas, que echa por tierra lo bueno que pensabas de él.

Sientes el dolor de las que van viendo la realidad, de las que son golpeadas con lo que hay, de las que se quedan sin excusas para seguir soñando y viviendo. Y te preguntas si alguien, alguna vez, encontrará la vacuna contra este virus inmundo. Porque vale que haya picaflores, tanto entre los Dominantes como entre las sumisas, pero lo que no vale es que haya engaño. Lo que no vale es no ir de frente. Lo que no vale son las medias verdades, decir una cosa y dar a entender otra. Lo que no vale es dañar. Bajo ningún concepto. En ningún sentido. Y los amitos picaflor de nuevo cuño están haciendo mucho daño, están enemistando a gente, están creando mal ambiente. Sólo cabe esperar que la vida le dé a cada uno lo que se merece.

Pero mientras seguirán con lo suyo, creyéndose el centro del universo, tal vez siéndolo para alguien. Seguirán alimentando sus egos, que no su sentir. Seguirán creando desconfianza que pagarán otros que tal vez no lo merezcan. En fin, amitos. A ver si pasa pronto la epidemia y se erradica a los infectados.

¿Un consejo? Ve a canales pequeños, con poquita gente, a ser posible donde ya haya alguien que conozcas y en quien confíes. Canales con diez, doce, quince personas. Habla, ríe, llora, comenta o simplemente disfruta el silencio. No te obsesiones por encontrar "a alguien". Las cosas simplemente surgen, no se buscan. No eres ni más ni menos que nadie por no tener Dom/sum. Aprende a valorar la paz y la tranquilidad. Con suerte, esta plaga pasará pronto y puede que encuentres lo que buscas."

P.D.: Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti...

1 comentario:

  1. osheaa ornitorrinco1 de julio de 2011, 18:36

    Sí, tú vives con sinceridad la relación, y eso es lo que te queda. Es, también, lo que te ayuda a seguir hacia adelante, quizás más cauta, quizás con más desconfianza, pero adelante.

    No te pares, luna lunera, aunque sea a trompicones, hay que seguir.

    ResponderEliminar