El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

sábado, 16 de junio de 2012

Cincuenta y dos

La luz se colaba entre el fino lino de las cortinas... El mar, de fondo, era como una dulce melodía que nos acompañaba... Tú, tumbado en el sofá, pensativo, en silencio, a veces, disimulando el sueño, pero sin duda, guardando en tu memoria mi cuerpo, mi aroma, cada una de las miradas, cada una de las sonrisas que mi alma, esa noche, te regaló entre besos, entre caricias... Yo, prisionera de las mismas sábanas que durante la noche nos habían dado cobijo, adormecida, relajada, saboreando cada segundo disfrutado entre tus brazos, cada minuto vivido en tu cielo... Por un momento pensé que había sido un sueño, que tus manos no me habían acariciado, recorrido, aferrado; que tu boca no me había devorado, tus labios saboreado mis sentidos, tu lengua saciado, mi sabor... Invadido... Un escalofrío me recorre... El mar nos despierta... Te observo... Me observas... Te sonrío... Me sonríes... Te acercas... Me acerco... Tus manos sostienen mi cara... Mi nariz recorre tu rostro... Me miras... Te miro... De nuevo, un escalofrío... Labios... Bocados... Lenguas... Manos... Iluminados... Susurros... Temblores... Suspiros... Embestidas... Locura... Sudor... Gemidos... Tu cuerpo en el mío... Mi cuerpo en el tuyo... Como animales en celo... Como dos almas y un solo cuerpo...

P.D.: No eras Sueño, eras Realidad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario