El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

viernes, 21 de octubre de 2016

Lluvia

En forma de pequeñas gotitas que se posan en la piel como una caricia. Sin duda, la melodía de la naturaleza. Ya sea en forma de cortina o como calderos lanzados al viento. La lluvia forma parte de mi, es de los fenómenos que más me entusiasman, incluso cuando va acompañada de relámpagos y truenos, ahí es sublime. En mis relatos casi siempre aparece la lluvia, da igual en qué forma, está, acompañando a los personajes, siendo el hilo conductor que los une, o simplemente, enmarcando la historia. Me gusta que sea así, puede dar un aire de tristeza, melancolía, o por el contrario, servir de bso de un beso, una caricia, o de cada una de las embestidas envueltas en deseo. Es único lo que la lluvia puede llegar a hacernos, influirnos.

Llevamos días acompañados de la lluvia, unas veces suave, otras enfurecida, y aunque para algunas personas pueda resultar engorroso y triste la ausencia de sol, para mi es pura inspiración. Cada gota, cada charco, cada parterre rebosante de agua puede ser el inicio de una historia; incluso los cristales empañados de vaho del coche, o la ventana desde la que veo llover, pueden ser ese clic que hace que la mente se vaya, se pierda entre mil pensamientos y sin más, fluya una nueva vida, una nueva historia.

Quizás mañana salga el sol, y el rumbo de los personajes cambie, pero en este momento, hay dos personas pisando charcos, cruzando miradas, y yo, quiero saber hasta dónde les lleva un día de lluvia.

Verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario