El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

domingo, 29 de abril de 2012

Cincuenta

La noche nos acompañaba envuelta en un dulce olor a lavanda... Las calles empedradas eran testigo de nuestras miradas, de nuestras sonrisas, de cada una de las caricias que entre paso y paso, de tus manos salían... Besos, bocados, un "te cojo entre mis brazos", una carcajada, y entre idas y venidas, un baile... de tus deseos y mis anhelos, de tus ganas... de mi ardiente cuerpo en tus llamas. Y así, encontrarnos entre las calles testigo de nuestros antojos y la puerta que nos conducía al más absoluto fuego eterno... Cómo no traspasar esa puerta, si desde que mis ojos se cruzaron con los tuyos, mi cuerpo no es mi cuerpo, mis anhelos son tus anhelos, tu boca mi alimento, mi ser tu lienzo, tus ojos mi embrujo, tu voz mis cadenas, y tus deseos mi único pensamiento.

P.D.: Mi único recuerdo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario