El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

lunes, 24 de octubre de 2011

Qué bonito...

Qué bonito era cuando tus ojos se posaban en los míos, cuando tu sonrisa iluminaba la mía, cuando tus caricias devolvían la vida a mi piel, a mis sentidos... Cuando con un susurro todo tenía arreglo, no existían los obstáculos, los miedos, ni los reproches... Cuando con sólo pensarte, venías fuerte, sonriente, alegre, decidido, a mí... Cuando nuestros cuerpos se amaban a un solo ritmo, en una sola dirección y en todas, tus besos, tus gemidos, tus bocados, tus deseos... Mi cuerpo, tu templo; tu alma, mi reino... Qué bonito era verte en mis ojos, oscuros como el otoño, qué bonito era verme en los tuyos, tan profundos como el cielo...

P.D.: Qué bonito era cuando... En tus ojos, yo era tu destino...

No hay comentarios:

Publicar un comentario