El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

martes, 15 de noviembre de 2011

Una gota de lluvia...

Una gota de lluvia acarició su piel, sintió sorpresa, sintió su caricia, pero ante todo, sintió cómo su mano se aferraba a la de ella, cómo su calor lo inundaba, cómo su mano, tímida, le robaba esa gota de lluvia... Permanecieron en silencio, frente a frente, perdidos en sus ojos, besándose sin rozarse, escuchando la lluvia a su alrededor, sintiendo el calor fluyendo por sus cuerpos, la respiración entrecortada por el sabor de esos besos... Abrazados, la lluvia seguía envolviéndolos, fundiéndolos en un solo ser, embriagándose con sus aromas, con sus caricias, con sus miradas, con sus pensamientos... Esa gota de lluvia, caida en esa piel, no sabía que a kilómetros de distancia, una mano la robaría, para que en ese día de lluvia, en ese instante, dos personas se fundieran en alma, pero no en carne...

No hay comentarios:

Publicar un comentario