El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

sábado, 12 de febrero de 2011

El Libro de la Ira


Curioso título para un libro, pero existe, cada uno lo creamos de una forma; por cierto, es un libro de creación propia :). Yo lo llevo en mi monísima agenda lila, otros en un simple cuaderno de cuadros. Somos seres que necesitan desahogarse, explotar, dejar que lo que va llenando el vaso sea disipado por algo, cada uno lo hace de una manera, yo tengo varias, escribir, escuchar música, llorar, ir a la peluquería jajajja, pero el Libro de la Ira es interesante... Todo nació un viernes tomando un café solo con dos de azúcar con mi querido primo, hablábamos de las frustraciones que nosotros mismos nos creamos, de los miedos que nos impiden avanzar y de mil cosas que nos hacian reir, reflexionar, pensar, soltar alguna que otra lágrima o simplemente, darnos cuenta que es verdad, que nuestro gran enemigo no es el resto, no es un jefe, ni un profesor, ni la chica que le tira los trastos a la persona que amas, sino nosotros mismos. Sin más, nosotros mismos, porque nos gusta complicarnos la vida, darle vueltas a las cosas, pensar en lo peor, es nuestra naturaleza, hay gente que la tiene más a flor de piel, y otra que no le presta atención a esa parte de nosotros, y por tanto, no tienen tantos frentes abiertos contra sí.

Por qué hablo de todo esto, porque yo misma a veces me creo esos fantasmas que crea mi mente, que no son más que miedos y frustraciones. Así que cada día, cojo mi Libro y apunto, "capullo", "será cabrón", "tonta, eres tonta", intentando liberar esa energía que solo me conduce a enfurecer y finalmente pagar con quien menos se merece mi rabia y mi ira. Me ayuda, a descargar en el Libro aquello que me hace más daño a mí que a los demás, porque al fin y al cabo, todos tenemos lo nuestro.

Tú también formas parte del Libro, apareces en alguna página, cuando no puedo luchar contra ti, cuando tu razón es la que es y Punto!! Cuando te metes en tu mundo o te encierras en tu rincón, cuando sacas tus "cojones", y ahí en ese momento, cuando estoy a puntito de explotar... Digo para mí, claro, Él como yo, también tiene su propio Libro de la Ira, lo que pasa que igual que yo, también se le olvida usarlo...

P.D.: No sabes la de veces que he tenido en mis manos mi llaves del coche y mi horizonte en tu casa, no dar el paso, una gran frustación pero siempre he pensado que no tendrías el Libro a mano... Muaaaaaaaaaaa corazón TQHE

No hay comentarios:

Publicar un comentario