El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

martes, 22 de febrero de 2011

Lluvia


Me gusta la lluvia, hay gente que la relaciona con la tristeza, la melancolía o cualquier sentimiento negativo... A mí, sin embargo, me encanta, cómo comienza tímidamente, como cuando se te acercan por detrás, se hunden en tu pelo, sientes cómo se llenan con tu aroma, y de repente, un escalofrío te recorre; la lluvia para mí es como un beso, una caricia, es una compañera de viaje que aparece cuando menos la esperas. Otras veces, aparece con ira, enfado, como si quisiera arrasar con todo, como una inundación, los relámpagos, chispas producidas por los azotes en su alma, los truenos, su grito en carne viva, que nos dice que su alma también sufre. El granizo, su forma más primaria de rugir, pelear, de no estar de acuerdo con lo que pasa, como un niño que cuando no se le hace caso, llama la atención como sea. La lluvia solo es una forma más que tiene la naturaleza de expresarse poniendo en juego sus cuatro elementos, curiosamente, en la lluvia intervienen todos... Visto de esta forma, de mi visión particular del mundo, la naturaleza no se diferencia tanto de nosotros, sino que sus manifestaciones son distintas y grandiosas, tanto para bien como para mal, pero lo que está claro es que siente, y como todo ser que siente, Alma tiene...

Soy una persona que se para a admirar cosas de la naturaleza que a otras personas simplemente, no les interesan lo más mínimo, y que cuánto bien les haría si lo hicieran. Os contaré un secreto, cuando viajo, no suelo hacer muchas fotos, más que nada, porque son más de la naturaleza que de las personas que han viajado, pero es que claro, cómo no voy a hacer fotos de cosas tan maravillosas, por mucho que mi mente recuerde hasta los olores, el tacto de las cosas, hay algo que no puedo evitar, y es contemplar que esa foto está ahí ni más ni menos, porque por un segundo congelé ese momento para siempre...

Por qué la foto elegida para este post, muy fácil, soy una gata que observa y que nunca deja de descubrir cosas, de crecer conociendo el mundo que le rodea, y por supuesto, de disfrutar del beso, la caricia o la pasión de la lluvia.

P.D.: No hay mayor satisfacción que saber que se forma parte de algo, y Yo, disfruto cada día con el trocito que me toca... Pasear bajo la lluvia, no es mala, no mancha, es solo eso, agua y por supuesto una dulce caricia :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario