El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

sábado, 12 de marzo de 2011

Obra

Es difícil dar con la persona que te hace perfecto a sus ojos, esa persona que poco a poco te moldea, te da forma, y en cierto sentido se entrega a esa obra. Podría decirse que el Amo es el escultor, el artista; la sumisa, la piedra de mármol virgen... Con cada día, con cada palabra, con cada susurro, con cada caricia, con cada marca, el martillo y el cincel van dando forma a la imagen del Amo; porque lo que está claro, es que cuando se entrega el cuerpo y alma, lo que nazca después de ese macizo de mármol, será un reflejo del Amo, de ahí, poco más se puede decir, aunque sí esconde una gran verdad, una sumisa o un sumiso no son ni buenos ni malos, ni mejores ni peores, hay que mirar a quien sostiene la correa, al fin y al cabo, él es el que hizo la obra...


"Como agua me moldeé a tus encantos, como barro me definí con tus ideas, y ahora que ni encantos ni ideas hay, solo recuerdo tus susurros y tus caricias en aquellas noches eternas..."

P.D.: Podré estar más o menos de acuerdo con las ideas, para eso tengo las mías propias, pero lo que tengo muy claro, es que una persona que tenga alma sumisa, la tendrá eternamente... Pase lo que pase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario