El Silencio es el Verdadero Lenguaje de las Almas

...

domingo, 6 de marzo de 2011

Recuerdos


Para mí el mar significa mucho más que litros de agua salada, sin él no puedo vivir, es curioso, vivo relativamente cerca, unos 40 minutos, pero no suelo ir mucho... Cuando lo hago, siento como si me tragara, me inundara con su brisa, su fragancia, su luz, su fuerza, su majestuosidad e inmensidad. Y la verdad, a veces me gustaría perderme en él. Desaparecer, hundirme en sus profundidades, ver como pasa el tiempo, como todo va cambiando, ver y sentir cómo mis cabellos bailan al son de su susurro eterno, aunque como dicen, las sirenas no son precisamente seres mitológicos alegres, sino que vivían pensando en que querían salir, así que me quedaré en la orilla, observándolo, como avanza y retrocede, como moja mis pies, como su brisa humedece mis labios y el dulce sabor a sal me transporta a sus profundidades, mmmmmm... Ainssss, hoy me levanté recordando un día, hace casi un año, me regalé para mi cumpleaños un paseo por la playa, yo sola, me gusta pasear sola para poder concentrarme en mis pensamientos; en aquella ocasión, tenía mucho que pensar, acababa de enamorarme, de un ser especial, y me pasé el viaje y el paseo, pensando en él, en ilusiones (aunque no me gusta ilusionarme con las personas, es mi naturaleza desconfiada, los tropezones del camino te ayudan a serlo más), pero en aquel momento era todo, alegría, sueños, nervios, muchas emociones... Y el mar ese día me acompañó, creo que él también sentía lo que me pasaba, estaba en calma, con una ligera brisa tibia, su aroma me envolvía y su sabor me besaba en cada paso que daba, un brillante azul turquesa cegaba mis ojos haciéndolos empequeñecer, tanto, que brillaban haciéndole la competencia al mismo azul que me cegaba. Casi un año después de aquel día, todo ha cambiado, pero el solo hecho de pensarlo me emociona y ante todo, me hace sentir una persona muy afortunada, porque aunque cada persona siente a su manera, las mariposas que yo sentí, siempre me acompañaran...

P.D.: El mar me comprende, mis lágrimas cada día son más saladas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario